Mujer de agua

Esa mujer de agua
se filtra por las paredes
hasta mi corazón,
gota a gota me empapa
de nostalgia
y su humedad toca mis
labios en silencio,
llevo su nombre en mis manos
y su sed en mi boca.
Por las noches de tormenta
escurre por los muros,
se estrella contra la alfombra
y rompe el silencio
antes de volverse
etérea en mi cabeza.

Con el viento del último
día de verano
llega su nombre como
la primera vez,
entonces, las hojas
caen sobre mi almohada,
hasta que las devora
el aire al amanecer
y las últimas lluvias
bañan la ciudad.

Después, viene el inverno
y el frío de las calles
llena mi habitación
hasta que llega
de nuevo a mi encuentro.

*Roberto Noguez Noguez

Entradas populares