Habría que alejarse de la lluvia


Habría que alejarse de la lluvia,
huir de está humedad que invade
las calles entumeciendo mi cuerpo.
Que me hacen doler tú recuerdo
y como está noche,
inevitablemente, pensar en ti.
Si te dijera amor que tengo frío
y en aquella banca del parque
no han vuelto a crecer las ramas,
que aunque ya no duele la vida
aún conservó las heridas,
que el sudor  ajeno
ya no me sabe a mar,
ni los besos a manzana.
A estas horas el mejor
castigo es el silencio,
dejar que las gotas
se lleven mis palabras
y las motas de tu recuerdo.
Tengo miedo es cierto,
no de perderte o perderme,
sino de un día olvidar.
Hoy te podría decir que Dios
no está en mis letras,
pero sí la muerte
como mi propio apocalipsis
para acabar todo en un instante.

Entradas populares